Mamita Lily 

Lily Lederman nació en Hungría alrededor de 1910. Cuenta la historia que arrancó de su casa para casarse ya que su novio no contaba con la bendición de su familia. Era una mujer muy decidida y segura de sí misma.

 

Afortunadamente, cuando los Nazis invadieron el país, ya estaban muy debilitados y no tenían el mismo poder destructivo que demostraron en Polonia. En parte por eso pero sobretodo por la fuerza y coraje interior es que muchos judíos lograron salvarse. Lily fue un ejemplo de ese coraje y decisión y una gran mujer y madre judía. 

Recuerdo las historias que me contó. En ese momento comprendí cómo fue que una familia completa logró ponerse a salvo. Gracias a la compasión y valentía de una familia cristiana, Lily pudo poner a sus dos hijos en resguardo en un Orfanato a cargo de los sacerdotes de una congregación. Le había dado instrucciones precisas a su hijo mayor, quien tenía la responsabilidad de actuar en caso de emergencia. Si los soldados alemanes aparecían en el lugar, Jorge debía tomar a su hermano menor y dirigirse al negocio de un conocido que estaba muy cerca, utilizando unos callejones subterráneos. Ella y su marido se escondieron en el departamento de la familia cristiana que los acogió. 

En una oportunidad, siendo de noche, se dieron cuenta que los alemanes estaban allanando. El marido de Lily aterrado, se quedó escondido en el dormitorio, mientras ella y su amiga se aprestaron a abrir la puerta frente a los gritos y golpes que escuchaban. Ambas mujeres vestían sus camisas de dormir y batas. Cuando los soldados las vieron, se quedaron algo pasmados. De acuerdo al relato de Lily, la otra señora era muy hermosa (ella también lo debe haber sido) y usando sus atributos los invitaron a pasar. Obviamente les aseguraron que no habia nadie mas y que no había ningun judio en la casa. Para calmarlos, les ofrecieron licor que los soldados aceptaron gustosamente. Les dieron lo mas que pudieron hasta que estaba mareados y finalmente decidieron continuar con su allanamiento. Agradecieron, se despidieron, y se retiraron. Ambas se miraron sin poder creer lo que acababan de hacer. 

En otra oportunidad, hubo otro allanamiento pero esta vez en el Orfanato. Siguiendo las instrucciones de su madre, Jorge, rápidamente tomó a su hermano y se escabulleron por los subterráneos. Así llegaron al negocio del conocido quien inmediatamente avisó a Lily. Una vez reunidos los hijos con la madre, se dirigieron al departamento de la familia que los escondía. A poco andar, en una plaza, se encontraron con un grupo de soldados alemanes que apuntaban con sus armas a un grupo de personas que estaban con los brazos en alto. El miedo paralizó a los niños, pero la madre, con mucha decision, los obligó a continuar caminando sin detenerse ni mirar, como que no les importara lo que sucedía. Gracias a esta actitud de displicencia que los soldados ni siquiera se voltearon para mirar, sino que continuaron con lo que estaban haciendo asumiendo probablemente que esa mujer y los dos niños no eran más que ciudadanos "comunes y corriente" sin nada que "esconder". Así fue como lograron llegar a salvo a su destino.

Lily también fue miembro activo de un "correo" organizado y clandestino que entregaba cartas y alimentos a los internos del campo de concentración. Las cartas y alimentos eran portados entre las ropas y cubiertos con abrigos y otros elementos. Evidentemente, ella y los otros ponían en riesgo sus vidas pero lo hacían de igual manera.

Estas experiencias son mínimos ejemplos de las situaciones donde ella actuó con coraje, pero ejemplifican su temple y su personalidad. Fue gracias a esto que su familia eventualmente logró sobrevivir a esta horrible persecución y a la guerra para luego llegar a formar una familia y una vida en otros lugares del mundo. Con mas de 90 años, Lily falleció rodeada de sus seres queridos en Vancouver, Canadá. "Mamita Lily" fue la abuela de mi marido y un ejemplo de persona! 

 

Patricia